BOOKI

BOOKI

jueves, 5 de noviembre de 2015

¿CONOCES A ESTOS DOS AMIGOS, SAPO Y SEPO?

SAPO Y SEPO SON DOS AMIGOS

MUY AMIGOS, 

QUE VIVEN MUCHAS 

AVENTURAS JUNTOS. 

EN LA BIBLIOTECA

TIENES MUCHAS 

DE SUS HISTORIAS.

Sapo y Sepo

 Sepo fue a casa de Sapo. Encontró una nota en la puerta que decía: “Querido Sepo: no estoy en casa. He salido, porque quiero estar solo”.


-¿Solo? -exclamó Sepo-. Sapo sabe que yo soy su amigo. ¿Por qué quiere estar solo?




Sepo miró por las ventanas. Miró en el jardín. En ningún sitio vio a Sapo. Sepo se fue al bosque. Sapo no estaba allí. Fue al prado. Sapo no estaba allí. Bajó al río y allí estaba Sapo, sentado en una isla; estaba solo.



-Pobre Sapo -dijo Sepo-. Debe de estar muy triste. Voy a animarle.



Sepo corrió a casa. Hizo emparedados. Preparó una jarra de té con hielo. Lo puso todo en una cesta. Sepo volvió deprisa del río.



-¡Sapo! -gritó-. ¡Sapo, soy yo, te mejor amigo!



Sapo estaba demasiado lejos para oírle. Sepo se quitó la chaqueta la ondeó como una bandera, pero Sapo estaba demasiado lejos para verle. Sepo gritó y le hizo señales con los brazos, pero todo fue inútil... Sapo seguía sentado en la isla. Ni veía ni oía a Sepo... Una tortuga pasó nadando. Sepo se subió a la tortuga.



-Tortuga- pidió Sepo-, llévame a la isla. Sapo está allí. Quiere estar solo.



-Si Sapo quiere estar solo- dijo la tortuga-, ¿por qué no le dejas que esté solo?



-Quizá tengas razón -dijo Sepo-. Quizá Sapo no quiere verme. Quizá ya no quiere ser mi amigo.



-Sí, es posible -dijo la tortuga mientras nadaba hacia la isla.




-¡Sapo! -gritó Sepo-. Lamento mucho todas las tonterías que hago. Lamento mucho todas las bobadas que digo... ¡Por favor, vuelve a ser mi amigo!



Sepo resbaló de la tortuga, cayó de espaldas al río y se dio un tremendo chapuzón. Sapo oyó el estrépito y ayudó a Sepo a subir a la isla. Sepo miró la cesta. Los emparedados estaban mojados. La jarra de té con hielo estaba vacía.



-Se ha estropeado todo -dijo Sepo-. Lo preparé para ti, Sapo, para que te pusieras contento.



-Pero, Sepo -dijo Sapo-, si estoy contento. Estoy muy contento. Cuando me desperté esta mañana, el sol brillaba y yo me sentí muy feliz. Y me sentí muy feliz porque soy un sapo y también me hizo sentirme feliz estar seguro de que tú eres mi amigo. Quería estar solo para poder pensar en lo estupendo que es todo.

-¡Ah, claro! -dijo Sepo-. Me parece que esa es una buena razón para querer estar solo...



-Ahora, en cambio -dijo Sapo-, me alegro mucho de no estar solo. Vamos a comer.



Sapo y Sepo se quedaron en la isla toda la tarde. Comieron los emparedados mojados sin té con hielo. Eran dos amigos, muy amigos, sentados juntos, solos.


   Sapo y Sepo, de Arnold Lobel

¡NO TE PIERDAS A SAPO Y SEPO 
REPRESENTANDO 
UNA OBRA DE TEATRO! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada